Oleadas de energía

El inmenso potencial de la energía de las olas

La energía de las olas, o energía undimotriz, ha sido acogida como la más prometedora fuente de energía renovable para los países marítimos. No causa daño ambiental y es inagotable – las olas van y vienen eternamente. Y debido al amor sentimental que la gente tiene por el mar, es invariablemente popular.

Sigue leyendo

Energía marina (de las olas, maremotriz…)

Se conoce como energía marina un conjunto de tecnologías que aprovechan la energía de los océanos. El mar tiene un gran potencial energético, que se manifiesta principalmente en las olas, las mareas, las corrientes y en la diferencia de temperatura entre la superficie y el fondo marino.

El aprovechamiento de la energía marina no genera impactos ambientales ni visuales considerables y constituye un recurso energético con gran capacidad de predicción. Sin embargo, las condiciones hostiles del mar, la fuerza del oleaje y de la corrosión marina, así como la necesidad de contar con mecanismos para trasladar la energía a tierra, hacen que esta tecnología requiera de grandes inversiones y que aún esté, salvo alguna excepción, en fase precomercial.

Tecnología

Dentro de la energía marina existen una gran cantidad de tecnologías dependiendo, principalmente, del tipo de energía que se pretende aprovechar. A continuación se enumeran las principales tecnologías:

UNDIMOTRIZ (OLAS): Se han desarrollado diferentes convertidores que presentan diversos grados de madurez.

* Flotantes (pelamis y boyas flotantes)

* Anclados a la costa (columna de agua oscilante – OPC)

* Anclados al fondo marino

MAREMOTRIZ (MAREAS): aprovecha el movimiento natural de ascenso (pleamar) o descenso (bajamar) de las aguas.

GRADIENTE DE SALINIDAD: energía obtenida debido a las diferencias de presión osmótica, lo que se denomina energía del gradiente salino.

MAREMOTÉRMICA: convierte la energía térmica oceánica gracias a la diferencia de temperaturas entre la superficie calentada por el sol y las frías profundidades.

Situación actual

En España existe un alto potencial para el desarrollo de la energía marina en la costa cantábrica, la costa atlántica y las Islas Canarias. El aprovechamiento de este recurso energético está estimado en más de 20.000 MW que contribuirían a la producción eléctrica nacional. Actualmente existen diversas instalaciones experimentales.

Cantabria, País Vasco, Galicia y Asturias, que ya están preparando ensayos sobre energía oceánica, son las comunidades autónomas que están liderando las investigaciones sobre cómo obtener energía de las olas del mar en nuestro país.

Energías convencionales y energías renovables

Las energías convencionales hacen referencia a las relacionadas con los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural) y los nucleares.

Las energías renovables se caracterizan por ser inagotables y limpias. Podemos distinguir entre:

– La energía eólica que es la energía cinética o de movimiento que contiene el viento, y que se capta por medio de aerogeneradores o molinos de viento.

– La energía hidráulica, consistente en la captación de la energía potencial de los saltos de agua, y que se realiza en centrales hidroeléctricas.

– La energía mareomotriz, que se obtiene de las mareas (de forma análoga a la hidroeléctrica).

– La undimotriz, a través de la energía de las olas.

– La energía solar, recolectada de forma directa en forma de calor a alta temperatura en centrales solares de distintas tipologías, o a baja temperatura mediante paneles solares domésticos, o bien en forma de electricidad utilizando el efecto fotoeléctrico mediante paneles fotovoltaicos.

– La energía geotérmica, producida al aprovechar el calor del subsuelo en las zonas donde ello es posible.

– La biomasa, por descomposición de residuos orgánicos, o bien por su quema directa como combustible.

ENERGÍAS CONVENCIONALES

ENERGÍAS RENOVABLES

Contaminan

Son limpias

Generan residuos y emisiones

Sin residuos

Limitadas

Inagotables

Provocan dependencia exterior

Autóctonas

Utilizan tecnología importada

Equilibran desajustes interterritoriales