Cogeneración: la energía del futuro

Puede decirse que la cogeneración es una técnica que permite producir en un único proceso calor y electricidad, con el objetivo de economizar energía. Su generalización podría convertirse en una herramienta efectiva en la lucha contra el cambio climático.

Se define la cogeneración como la producción y aprovechamiento conjunto de energía eléctrica y energía calorífica. Este proceso es eficiente, en cuanto a que contribuye al ahorro energético y disminuye los niveles de contaminación. Su eficiencia se fundamenta en el aprovechamiento del calor residual en la producción de electricidad.

Los sistemas de cogeneración producen simultáneamente energía eléctrica o mecánica y calor. El calor se aprovecha para generar energía térmica útil. Esta es la razón por la que han de estar asociados a un centro consumidor de energía térmica.

Una central de cogeneración de electricidad-calor funciona con turbinas o motores de gas. El gas natural es la energía más empleada para hacer funcionar estas grandes o pequeñas instalaciones de cogeneración, pero también pueden utilizarse otras fuentes de energía e incluso residuos.

Así, existen plantas de cogeneración destinadas al aprovechamiento energético del biogás producido por los residuos urbanos. Pero, ya sean de mayor o menor dimensión, existe un abanico de posibilidades mucho mayor para instalaciones de cogeneración. Puesto que se trata de generación en un mismo proceso de energía eléctrica y calor útil, se puede emplear en prácticamente todas las industrias e instalaciones que consuman calor o frío y en aquellas que utilicen vapor y/o agua caliente, desde piscinas climatizadas a compañías químicas, papeleras o alimentarias, sin olvidar otras que requieren procesos de secado, como la minería, la cerámica y similares.

Beneficios

La cogeneración ahorra energía mediante la producción combinada de calor y electricidad. A diferencia de otros procesos energéticos en los que se obtiene sólo energía eléctrica, con este sistema se aprovechan también energías valorizables como el vapor de agua resultante. Mientras una central eléctrica convencional desaprovecha los humos que salen directamente por la chimenea, los gases de escape de la cogeneración son primero enfriados y transmiten su energía a un circuito de agua caliente/vapor. De esta forma, la utilización de la cogeneración mejora del rendimiento de este tipo centrales y de otras instalaciones.

Entre los beneficios que aporta, además de una disminución del consumo de energía primaria, se encuentra la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Por otro lado, el descenso de pérdidas de energía en la red eléctrica redunda en un aumento de la garantía de potencia y calidad del servicio, así como en una mayor competitividad industrial en el sector eléctrico.

Muchas plantas y muy distribuidas

Al constituirse muchas plantas, pequeñas y muy distribuidas se produce una importante contribución a la seguridad y estabilidad del abastecimiento energético, y al desarrollo sostenible. Tanto es así que se estima que sin las plantas de cogeneración el porcentaje de incumplimiento de España con su compromiso de Kioto sería un 5% superior al actual.

Bruselas considera que el potencial de la cogeneración con vistas al ahorro energético está siendo infrautilizado actualmente en la Unión Europea. En 2004 se publicó la Directiva 2004/8/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, que tiene como objetivo la creación de un marco para el fomento y desarrollo de la cogeneración de alta eficiencia de calor y electricidad “basado en la demanda de calor útil y en el ahorro de la energía primaria”.

Según esta directiva, las centrales de cogeneración de electricidad-calor pueden alcanzar un rendimiento energético del orden del 90%. Su procedimiento es más ecológico, ya que durante la combustión el gas natural libera menos dióxido de carbono (CO2) y óxido de nitrógeno (NOX) que el petróleo o el carbón. El desarrollo de la cogeneración podría evitar la emisión de 127 millones de toneladas de CO2 en la UE en 2010 y de 258 millones de toneladas en 2020.

En España se espera que la cogeneración siga incrementando su participación en la generación eléctrica. En el año 2011 se estima que habrá 7.100 MW instalados con una producción de 38.000 GWh incluyendo el autoconsumo.

En la actualidad se utilizan diversos sistemas o técnicas de cogeneración. Básicamente son tres: los llamados de ciclo combinado -que emplean una turbina de gas y otra de vapor-, los que usan un motor alternativo y los que se valen de microturbinas.

Fuente:     REPSOL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s